Entradas


La función de un sensor es fundamental y su meta es recabar información de manera puntual; específicamente, para detectar anomalías, fallas y/o alteraciones en las predicciones de comportamientos en servicios específicos como en una línea de producción, alertas a la enfermera en la unidad de cuidados intensivos cuando disminuye la presión arterial en un paciente o permitiendo que un administrador de centro de datos tome decisiones basadas en datos sobre calefacción, ventilación y aire acondicionado. Su funcionamiento radica en realizar un examen de las desviaciones desde un punto de referencia establecido de tiempo.

Debido a que los sensores siempre se encuentran funcionando, puede ser todo un reto recoger, almacenar e interpretar la enorme cantidad de datos que crean.

Leer más